Adultos mayores: para vivir seguros y confortables

Así como alguna vez la casa se adaptó a los niños que en ella vivían, ahora que los años han pasado y ya las canas se adueñaron de nuestras cabezas, quizás haya que hacer pequeñas modificaciones para adaptarla a las necesidades actuales de sus ocupantes.

  • Para evitar resbalones y caídas es fundamental contar con suelos antideslizantes. Además, debería evitarse el encerado.
  • Los sillones no deben ser ni muy mullidos ni muy bajos, para lograr ponerse de pie con facilidad. En cuanto a las sillas, lo mejor es que tengan apoyabrazos y buenos respaldos, para evitar caídas o pérdida de equilibrio.
  • Los muebles de la casa deberían tener una altura tal que deje los objetos al alcance de la mano, especialmente aquellos que por su peso, pueda ser complicado si se caen.
  • Si la casa tiene más de un piso, lo ideal es poder contar con una silla o plataforma salvaescaleras.
  • Aunque las bañeras tienen mejor prensa, en estos casos pueden transformarse en un lugar por demás peligroso. Es por eso que es mejor que haya un cubículo de ducha. Para hacer el área más segura se le puede agregar una baranda especial para esa zona. También se pueden colocar barandales en otras zonas del baño, o en áreas de la casa con escalones o desniveles.
  • Un ítem fundamental es contar con una buena iluminación, especialmente si en la casa hay personas con visión disminuida.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*