Obesidad: un impedimento para lograr el embarazo

A la hora de buscar un hijo, la obesidad es un factor de riesgo capaz de disminuir la fertilidad. En el caso de las mujeres, quienes presentan sobrepeso suelen tener mayores dificultades para quedar embarazadas y dar a luz, ya sea naturalmente o por medio de técnicas de fertilización asistida. Según un estudio realizado por la Universidad de Oregón (EE.UU.) sobre 361 clínicas de fertilidad, la tasa de partos en las mujeres con sobrepeso y obesidad es del 23%, versus el 42% en el grupo con peso normal. A su vez, la posibilidad de éxito se redujo aún más según la gravedad de la obesidad: entre las mujeres con 50 kilos o más de sobrepeso, sólo el 15% tuvo un bebé.

En las mujeres, la obesidad puede producir disturbios hormonales (Síndrome de Ovario Poliquístico, Hipotiroidismo, exceso de estrógeno y resistencia a la insulina, entre otros), capaces de provocar períodos menstruales anormales, es decir, anovulatorios, incidiendo en la fertilidad.En relación a los hombres la situación no es distinta: otra reciente investigación desarrollada en la Universidad de Aberdeen, Escocia, señala que la obesidad masculina genera una menor producción de semen. Además, un análisis publicado por el portal de salud “Medscape” indica que el sedentarismo propio de la obesidad hace que los genitales masculinos estén sometidos a un efecto de temperatura elevada que afecta la fertilidad. Las consecuencias varían entre disminución de la cantidad de espermatozoides, alteración de su función y modificación en su forma.

Cuando se trata de obesidad mórbida (Índice de Masa Corporal superior a 40), reducir el peso puede resultar muy difícil de cumplir y requerirá de ayuda profesional. Hoy en día, una de las alternativas más eficaces para mejorar este cuadro y cada vez más sugerida por los ginecólogos es a través de un tratamiento multidisciplinario que incluya tanto cirugía bariátrica como apoyo nutricional y psicológico. De utilizar esta opción, es esencial que se lleve a cabo a través de un equipo experimentado y que cuente con una preparación y seguimiento posoperatorio adecuado.

Cualquiera sea la técnica empleada, es importante entender al tratamiento como una parte dentro de un proceso más amplio que implica el compromiso y voluntad de cada persona por mejorar su estilo de vida.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*