Tercera edad: cuando hay que buscar una cuidadora

Dado que la expectativa de vida del ser humano ha aumentado, cada vez son más las personas que superan los 80 años y, en algunos casos, edades superiores. Y, si bien muchos están bien de salud, otros necesitan de ayuda para satisfacer sus necesidades básicas cotidianas. Por otra parte, cada vez hay más sobrevivientes de accidentes y de enfermedades graves que antes llevaban a la muerte pero que ahora se convierten en enfermedades o lesiones crónicas, cuyos pacientes precisan cuidados especiales permanentes.

Y si bien el cuidador principal suele ser un familiar (quien actúa como referente y toma decisiones), muchas veces es necesario pensar en buscar la ayuda de cuidadores formales, ya sea de tiempo parcial o total. La tarea de los cuidadores consiste en hacer lo que la persona ya no puede y en estimular y ayudar a que haga todo lo que aún puede (acompañarla para que no salga sola a la calle, ayudarla en las actividades de la vida diaria, ayudarla a bañarse, etc). Esto significa que deberá cocinar y mantener el orden del espacio de la persona que cuida pero que no se transformará en la empleada doméstica de la casa.

Además, también deberá detectar los signos de alerta y todo cambio que pueda tener la persona para informarle a la familia y cosultar al equipo médico tratante y también es un facilitador entre la persona y su interacción social para que la persona que atiende tenga la mejor calidad posible de vida dentro de las limitaciones de su estado físico y/o mental.

Generalmente es la familia la que elige al o a los cuidadores pero también es conveniente que, en la medida de las posibiidades, la persona a ser cuidada también pueda participar de la elección. En primer lugar, porque es importante que se establezca un buen vínculo que permita un cuidado más adecuado. Y, por otra parte, porque sino puede sentir que la famlia “le mete” a alguien en su casa sin tener en cuenta su opinión. Es necesario recordar que a pesar de las limitaciones originadas por la fragilidad, sigue siendo un sujeto con derecho a protagonizar su vida.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*