Dígale sí al blanco

Se sabe que en la alimentación diaria se deben incluir alimentos de todos los colores. Por eso, no deben faltar frutas y verduras de los tonos del arco iris: blanco, amarillo, naranja, rojo, verde y azul/violeta.

En este sentido, la importancia del grupo de los alimentos de color blanco tiene que ver con su contenido de alicina, un compuesto sulfuroso, cuyo consumo nos ayuda a:

– Reducir los niveles del colesterol.

– Disminuir la presión arterial.

– Prevenir la diabetes tipo II.

– Combatir las infecciones bacterianas, víricas y fúngicas.

¿Dónde se encuentran? En frutas como melón, pera, banana, y hortalizas como el ajo, cebolla, coliflor, champiñones, endibia, nabo y puerro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*