Por qué es importante la cultura saludable en las empresas

En los últimos años ha incrementado notoriamente el cansancio extremo con el cual muchas personas llegan a fin de año. La mayoría de las veces viene acompañado de estrés, dolores de cabeza, baja de defensas, pérdida de motivación, baja de rendimiento y sensación de angustia, entre otros. El agotamiento mental o “burnout” es un estado de cansancio emocional, mental y físico causado por un estrés excesivo y prolongado, que se extiende tanto en la vida personal como laboral. Ocurre cuando uno se siente abrumado, emocionalmente agotado e incapaz de satisfacer las demandas constantes. A medida que el estrés continúa, uno empieza a perder el interés y la motivación de lo que hace o de su rol.

Se sabe que aumentar las emociones positivas generan como consecuencia un mejor estado físico-mental del cuerpo. Incluso hay estudios que comprueban que reírse en el trabajo hace que los trabajadores se sientan 8 veces más comprometidos con su empresa y sean 3,5 veces más creativos e innovadores, cuando el bienestar es una prioridad. Un trabajador activo rinde más que un trabajador sedentario. Personas felices en armonía con su cuerpo-mente, trabajan más y mejor. El mundo corporativo está cambiando y la tendencia apunta a cuidar a los empleados por sobre todas las cosas.

Debido a que el agotamiento puede causar cambios a largo plazo en el cuerpo que lo hacen vulnerable a sufrir lesiones y/o adquirir enfermedades como resfríos y gripe, es importante llevar a cabo ciertas acciones saludables que permitan sobrellevar el fin de año de la mejor manera posible. Existen diversas actividades que se pueden implementar en la oficina y/o ámbito laboral para disminuir esa sensación de cansancio, bajo un plan de wellness que potencian el rendimiento de los empleados.

– Pausas Activas: implementar sesiones de 5 a 10 minutos con ejercicios suaves de movilidad y estiramiento. Además de quemar calorías, brindan beneficios que se vinculan con una mejor calidad de vida y repercute en un mejor rendimiento laboral.

– Plan de Nutrición:incorporar la presencia de una nutricionista en la empresa suele tener alto impacto debido a que ayuda a los empleados a conocer alternativas de alimentación sana. A su vez, acompaña a quienes lo necesitan realizando planes de nutrición personalizados, que luego impactan en el rendimiento laboral, ya que el cuerpo funciona mejor al estar en equilibrio.

– Clases de yoga: al ser una disciplina que une cuerpo, mente y alma, le permite a los empleados tener un espacio de trabajo físico-mental que potenciará sus habilidades al máximo.

– Charlas de Alimentación Consciente y Newsletter Saludable: con el objetivo de lograr altos niveles de participación en los programas de calidad de vida, generar una cultura de salud, disminuye gastos y aumenta la productividad de la fuerza laboral. Por ejemplo, se puede hablar de tendencias alimenticias, ofrecer recetas de comidas sanas y ricas y artículos y tips de temáticas saludables.

– Masajes: cuando se habla de masajes se hace alusión a la prevención, aconsejando a cada persona tratada de acuerdo a su condición física, posiciones ergonómicas de trabajo para disminuir el riesgo de lesiones y realizar sus tareas de forma más descansada. A su vez mejorar la actitud y motivación, alivian tensiones, mejoran la productividad y generan el aumento de la circulación local, reduciendo las contracturas musculares.

Fuente: Javier Diaz, fundador de Moodment y María José Ferrero, responsable del área de Recursos Humanos de Moodment

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*