Tener autoestima no significa necesariamente ser engreído

La vanidad y la presunción son manifestaciones de la carencia de autoestima. Cuando la preocupación por la apariencia física es excesiva y va más allá del simple deseo de tener un buen aspecto, lo único que se entrevé es inseguridad. Abrillantar la superficie nunca resulta, porque el valor personal se vuelve dependiente del aspecto externo. Amarse a uno mismo es más sencillo de lo que parece. Significa optar por sentirse a gusto con la propia persona y cuidarse. Implica descargarse del autocastigo, perdonar los errores del pasado y sentirse bien con lo que se es, sin perder de vista lo que uno quisiera ser.

Fuente: Libro Amar sin condiciones, de Louise Hay, (Editorial Puzzle).

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*