Cómo sacar una astilla

Si se clava una astilla, hay que extraerla siempre rápidamente. Aunque la mayoría de ellas solo causan un poco de irritación, pueden volverse sépticas y producir infección si no se tratan.

En primer lugar frote la zona con un poco de antiséptico y, si la astilla es fácil de tomar, extráigala con unas pinzas. Sin embargo, si la astilla se halla enterrada debajo de la piel, aplique una cataplasma o empape la zona afectada con agua caliente y una tisana de hierbas entre 10 y 15 minutos. Repita la operación varias veces durante un día. Cuando la astilla aflore a la superficie, podrá extraerla. Tal vez necesite una aguja esterilizada para sacarla con más facilidad. Si la astilla es grande o si se trata de un fragmento de cristal, consulte a un médico.

Las hierbas naturales pueden ayudar a removerla:

Empape la astilla con una tisana antiséptica fuerte de maravilla, manzanilla, llantén o tomillo.

Para atraer la astilla a la superficie, haga una compresa de malvavisco y aplíquela a la zona afectada tan a menudo como sea posible.

Después de cada aplicación, frote la zona con un poco de crema de maravilla o manzanilla.

Si la zona aparece enrojecida e hinchada, empápela con tisana de maravilla. O triture un poco de ajo, envuelválo con una gasa y vende la zona con ella.

Para evitar que la herida se infecte, aplique unas cuantas gotas de aceite de lavanda sin mezclar.

Fuente: 100 remedios con hierbas, Editorial Grijalbo

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*