Endoscopía: qué es, cuándo se realiza y qué riesgos tiene

“Endoscopía digestiva” es un nombre genérico que designa dos procedimientos que se realizan con instrumentos similares, pero no iguales. Una de ellas es la gastroscopía (o digestiva alta) y la otra la colonoscopìa (o digestiva baja). Las técnicas que se emplean no son exactamente las mismas y tampoco las indicaciones, riesgos y complicaciones. Se emplea para diagnosticar muchas situaciones clínicas como celiaquía, esofagitis por reflujo, hernia hiatal, gastritis o lesiones tumorales.
Por lo general, se usan videoendoscopios compuestos por un tubo muy estrecho (de diámetro parecido al de un bolígrafo) recubierto por un material impermeable que en la punta tiene una luz y una pequeña cámara de video.
En cuanto a la endoscopía en sí, se ingresa el videoendoscopio por la boca y pasa por la garganta y el esófago. El aparato tiene la capacidad de insuflar aire o aspirar aire o líquido y permite ver en detalle y alta definición las mucosas estudiadas en una pantalla. Además, en el mismo procedimiento tambièn puede realizarse una biopsia o extraer pólipos o cuerpos extraños (es muy común que se utilice cuando los niños pequeños se tragan monedas, botones o bolitas por ejemplo).
Basicamente, los riesgos que implica esta técnica médica están vinculados con el procedimiento en sí y con la sedación. Para evitarlos, se tiene en cuenta la situación de cada paciente, especialmente en el caso de diabéticos, personas que fuman o sufren de enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
Por el lado de la sedación, si bien se puede realizar aplicando un anestésico local en la garganta, es mejor para pacientes y médicos utilizar un hipnótico de acción ultracorta, que no es lo mismo que lo que se utiliza en las cirugìas. En el caso de este tipo de procedimientos, el paciente se despierta ni bien se le saca la sedación.
Además, para evitar problemas, el paciente es controlado en forma permanente a través de la medición de la presión arterial, de la oxigenación en sangre y con monitoreo cardíaco.
Todos los médicos coinciden en señalar que las complicaciones graves son sumamente excepcionales. En este sentido, el endoscopio puede llegar a lastimar el esófago o el estómago o puede producirse una neumonía por aspiración, si el paciente no hubiera cumplido con el período de ayuno indicado. Pero son todos problemas que tienen solución quirúrgica.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*